Igual es diferente

abril 25, 2009

El fracaso escolar es cosa de hombres

Filed under: Educación — noemipastor @ 7:22 am

Cuando un problema afecta a las mujeres, es un problema de mujeres; cuando afecta a los hombres, es universal. El fracaso escolar tan traído y llevado es cosa de hombres, más bien de chicos que de chicas, y hasta hace poco nadie aplicaba la perspectiva de género ni daba la justa medida del problema. Algo de luz arroja el artículo El fracaso escolar: ¿cuestión de sexo?, publicado en El País el domingo 12 de abril.

Las cifras cantan: sin la contribución de los varones, las chicas españolas no estarían por debajo de la media educativa de los países de la OCDE, establecida en el Informe Pisa. Y un reflejo de esto es que las licenciaturas universitarias obtenidas por mujeres son el 61% del total.

Rosa Perís, directora del Instituto de la Mujer, apunta como causas que las chicas “son más conscientes de la importancia de la educación”, pues “en los niveles de formación bajos la tasa de paro femenino es muy superior”. Estoy de acuerdo: un muchacho sin formación puede (o hasta ahora podía) ganarse bastante bien la vida en sectores como la construcción. Las mujeres con sueldos potentes, en cambio, son potentes también en formación académica. Sin ésta, sólo les quedan salarios de pobreza.

Y en cuanto a la violencia y los conflictos en las aulas, el artículo también dice que “más del 80% de los alumnos conflictivos suelen ser chicos”.  Aquí también podría hablarse de un cierto tipo de violencia de género.

El profesorado de Primaria, abrumadora y mayoritariamente femenino, se queja de la conducta desordenada de los chicos. Se sienten incapaces de imponerles disciplina. Habría que equilibrar la presencia de ambos sexos en estos ámbitos.

Y, claro, en semejante contexto, se alzan voces en favor de la educación diferenciada versus coeducación.

Merece la pena leerse el artículo entero. Espero vuestros comentarios y opiniones.

Anuncios

abril 17, 2009

Una oportunidad para el tratamiento de la anorexia y la bulimia: La e-sanidad, la bioética y los transtornos de alimentación

europeanday_sito

18 de abril Día Europeo de los Derechos de los Pacientes

En el artículo publicado en el en El País Semanal de 5 de abril de 2009 títulado

Ana y Mia, princesas de Internet por Guillermo Abril http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Ana/princesas/Internet/elpepusoc/20090404elpepusoc_1/Tes

se recogen los siguientes datos  reunidos por la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía (BIT) en un informe interno sobre el fenómeno pro-Ana y Mia en Internet., elaborado en 2008, por encargo de la Fiscalía de Madrid: El tipo medio de persona que lo usa es mujer en un 95%; de entre 14 y 21 años; el 60% se está iniciando y no ha llamado la atención de su entorno familiar y social; el 23% se encuentra ya en una fase de desarrollo del trastorno y reconoce haber despertado la preocupación de ese entorno; el 17% dice encontrarse bajo tratamiento médico y psicológico.

Son blogs, foros, fotoblogs, en los que las adolescentes, las jóvenes, intercambian experiencias, vivencias, sensaciones, sobre lo que conocemos como trastornos de conducta de alimentación o más en concreto,  sobre la anorexia nerviosa y la bulimia.

Estos sitios de internet están siendo cerrados por orden judicial o sin ella, por petición de administrativa o de asociaciones de psicólogos/as y padres y madres afectados, a pesar de que aún entendiéndolo como apología de una enfermedad, ésta no está recogida en el código penal como un delito. Y aunque su cierre, como reconoce en el artículo Enrique Rodríguez, inspector jefe de la BIT y director del informe, pueda tener efectos adversos: “Hay que cerrarlas porque son perjudiciales. Pero tampoco es seguro que sirva de algo: las chicas enseguida abren otras y, además, se las encierra en un gueto, se queda en algo secreto. Y eso tampoco es bueno”. Si son, sin embargo, apología del delito las incitaciones al suicidio que en algunas de estas páginas se escriben y por tanto su cierre es una cuestión de aplicación del código penal.

Según los testimonios de las chicas que reúne el articulista, estas no han iniciado su comportamiento por el ejemplo de otras chicas ya sea   leído o visto en la red, sino que les sirve de modo de expresión, de liberación de sentimientos íntimos, de comunidad de comunicación.

Pero también es cierto que después de haber entrado en estas páginas la sensación que queda a otras chicas es la de sentirse “más pesadas”, según un  experimento sociológico de 2006 y que cita Guillermo Abril. Es decir que la lectura y visualización de estas páginas puede tener efectos perversos.


Conclusiones que podríamos obtener del estudio-artículo:

1 Internet una oportunidad para la terapia de la anorexia y la bulimia

Desde el punto de vista de la a psiquiatra Carmen Ponce de León, jefa de la unidad de trastornos de la conducta alimentaria en el hospital Quirón (Madrid) y que recoge el articulista: “No se puede combatir con armas feudales un fenómeno de esta complejidad. Creo en la expresión escrita. Es mucho más poderosa que la oral. Internet podría dar lugar a una comunicación mejor de la que disponemos. Es una oportunidad para los terapeutas“.

2 Las jóvenes están usando estos espacios web, en la mayoría de los casos (no siempre y no sólo) , como espacios de comunicación y expresión, y por lo tanto como relato de su enfermedad

. Ésta proporciona una información muy valiosa para el análisis del transtorno

. Favorece la relación y no el aislamiento y por consiguiente, la detección y el tratamiento.

. La e-sanidad, o la sanidad en línea facilita el acercamiento a las personas allí donde se encuentran. Y en el caso de las personas jóvenes, la red es uno de sus lugares de encuentro.

3. Desde el punto de vista de la bioética en el tratamiento de estas enfermedades hay que garantizar la relación entre dos de los principios básicos de las terapias: El principio de autonomía del paciente y el de beneficencia o responsabilidad de la persona que aplica la terapia o que cuida

Cabe preguntarse si la expresión pública de la enfermedad es siempre un apología de la misma, que parece evidente que no, o más bien una manifestación de la autonomía y deseo de la persona enferma. En este caso, cabe por tanto también preguntarse, hasta qué punto para su curación, y en ejercicio del principio de beneficencia o responsabilidad terapeútica se deben de cerrar estos canales de comunicación para las personas enfermas.

5. La curación de las enfermedades supone también un diálogo, y más en algunas, donde la voluntad de la persona juega un papel tan decisivo para la curación porque depende de una deliberación sobre los cuidados que hay que aplicar. Esta deliberación para que logre la inclusión de las personas en el diálogo, como cualquier otra deliberación, deberá de producirse.

. Aportando la mayor cantidad posible de información comprensible para la persona afectada y que se quiere involucrar en el proceso de curación (Transparencia )

. Haciendo que esta información sea accesible en todo momento desde cualquier, a través de cualquier canal y medio por cualquier persona ( Accesibilidad universal)

. El diálogo debe de producirse con el mayor respeto a la igualdad y autonomía de la persona a curar (Igualdad)

. El diálogo, la deliberación debería de producirse en términos siempre comprensibles que faciliten la participación en el mismo ( Racionalidad)

6. Desde este punto de vista, si Internet ofrece una oportunidad para el debate, el diálogo y la deliberación con las personas que se expresan en estos foros: ¿Deberían de plantearse las autoridades sanitarias y educativas la posibilidad de utilizar la multiplicidad de canales de información que ofrecen las Tic para procurar la curación y no marginación de estas personas?

En este sentido podemos traer a colación las estupendas experiencias recogidas por la iniciativa MC-EGOV Multi- channel egovernance http://www.mcegov.eu/case-studies.aspx y sus Estudios e investigaciones para la e-inclusión http://www.mcegov.eu/media/604/presenting-v1_3%20formatted.pdf, y el ciuidado de personas en sus entornos.

Documentos de referencia

Salud UE. El portal de la Salud Pública en la Unión europea http://ec.europa.eu/health-eu/care_for_me/e-health/index_es.htm

Reblog this post [with Zemanta]

abril 8, 2009

Isabel Elexpe, abogado

Filed under: lengua — noemipastor @ 5:18 pm

Todos los días, cuando salgo de casa, me encuentro una placa junto a un portal que dice eso. El viernes pasado, en el periódico leí una noticia breve que hablaba de una señora que era “médico”. Y el mismo sábado vi en la tele un trocito de esa tontorrona versión de “Sabrina” que hizo Sydney Pollack en 1995, en la que David Larrabee se prometía con una “médico” pediatra.

Ya entonces tenía yo entre manos un libro delicioso: “Experiencias de un traductor”, de Valentín García Yebra. García Yebra es un prestigioso traductor y traductólogo y es, además, miembro de la Real Academia de la Lengua Española.

En ese mismo libro nos recuerda García Yebra que “abogada” y “médica” están en el Diccionario de la Academia (el DRAE) desde 1970. O sea, casi cuarenta años con bendiciones y todavía no han entrado en el habla con normalidad. Para que digan, como se oye a menudo, que la Academia está llena de carcas. Pues mira tú por dónde en esto se ha adelantado a los hablantes.

Además, nos sigue recordando García Yebra que mucho antes de 1970 ya estaban “médica” y “abogada” en la lengua española, referidas en ambos casos a la Virgen María: “abogada” en la Salve (“Señora abogada nuestra”) y “médica” en un clásico, el Padre Nieremberg, que llamaba a la Virgen “médica celestial”.

Dice el maestro de traductores que “suelen ser las mujeres más proclives a masculinizar los títulos que les corresponden” y no diré yo lo contrario, pues he conocido a arquitectas que decían “Arquitecta suena fatal. Yo soy arquitecto”, a pesar de que “arquitecta” e “ingeniera” también están en el DRAE desde 1984.

Según García Yebra, el uso de profesiones en masculino referidas a mujeres es un galicismo que, por supuesto, debe evitarse. En francés hay muchísimos sustantivos que significan oficio o profesión y no distinguen entre masculino y femenino (sécrétaire, journaliste) y otros que sólo tienen forma masculina y se usan tanto para hombres como para mujeres (professeur, écrivain).

Yo soy más pesimista y peor pensada y opino que el galicismo no tiene nada que ver con esto; que esas mujeres dicen que son “abogado” o “médico” porque creen que ser abogado o médico es mejor, tiene más prestigio, que ser médica o abogada.

Artículo anteriormente publicado en Boquitas Pintadas.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.