Igual es diferente

abril 8, 2009

Isabel Elexpe, abogado

Filed under: lengua — noemipastor @ 5:18 pm

Todos los días, cuando salgo de casa, me encuentro una placa junto a un portal que dice eso. El viernes pasado, en el periódico leí una noticia breve que hablaba de una señora que era “médico”. Y el mismo sábado vi en la tele un trocito de esa tontorrona versión de “Sabrina” que hizo Sydney Pollack en 1995, en la que David Larrabee se prometía con una “médico” pediatra.

Ya entonces tenía yo entre manos un libro delicioso: “Experiencias de un traductor”, de Valentín García Yebra. García Yebra es un prestigioso traductor y traductólogo y es, además, miembro de la Real Academia de la Lengua Española.

En ese mismo libro nos recuerda García Yebra que “abogada” y “médica” están en el Diccionario de la Academia (el DRAE) desde 1970. O sea, casi cuarenta años con bendiciones y todavía no han entrado en el habla con normalidad. Para que digan, como se oye a menudo, que la Academia está llena de carcas. Pues mira tú por dónde en esto se ha adelantado a los hablantes.

Además, nos sigue recordando García Yebra que mucho antes de 1970 ya estaban “médica” y “abogada” en la lengua española, referidas en ambos casos a la Virgen María: “abogada” en la Salve (“Señora abogada nuestra”) y “médica” en un clásico, el Padre Nieremberg, que llamaba a la Virgen “médica celestial”.

Dice el maestro de traductores que “suelen ser las mujeres más proclives a masculinizar los títulos que les corresponden” y no diré yo lo contrario, pues he conocido a arquitectas que decían “Arquitecta suena fatal. Yo soy arquitecto”, a pesar de que “arquitecta” e “ingeniera” también están en el DRAE desde 1984.

Según García Yebra, el uso de profesiones en masculino referidas a mujeres es un galicismo que, por supuesto, debe evitarse. En francés hay muchísimos sustantivos que significan oficio o profesión y no distinguen entre masculino y femenino (sécrétaire, journaliste) y otros que sólo tienen forma masculina y se usan tanto para hombres como para mujeres (professeur, écrivain).

Yo soy más pesimista y peor pensada y opino que el galicismo no tiene nada que ver con esto; que esas mujeres dicen que son “abogado” o “médico” porque creen que ser abogado o médico es mejor, tiene más prestigio, que ser médica o abogada.

Artículo anteriormente publicado en Boquitas Pintadas.
Anuncios

4 comentarios »

  1. Buenos días Noemí: Yo soy, creo, de las que cree que una de las cosas para las que sirve el lenguaje es para nombrar, designar, lo que vemos y lo que no vemos pero conocemos o queremos conocer o rechazar, etc.
    El castellano ofrece la posibilidad de determinar por género y facilitar la comunicación dando más detalles sobre aquello de que se habla.
    Por lo tanto, aparte de hacernos visibles, me parece un recurso língüístico muy rico, ya que da mayor información entre personas que se comunican sobre aquello de lo que hablan.
    Cuando estos recursos del idioma se rechazan,habrá que preguntarse qué esconde ese rechazo, que desde luego parece una opción voluntaria y no una norma de la RAE, institución, que por otro lado, tan sólo recomienda.
    Un abrazo

    Comentario por Idoia llano — abril 10, 2009 @ 7:04 am

  2. Hola, Idoia:
    La tendencia natural de la lengua castellana es marcar genéricamente, así que esa resistencia a feminizar profesiones (de prestigio siempre, fíjate) tiene un componente extralingüístico. Yo soy partidaria de feminizar y masculinizar, si se da el caso, absolutamente todo. ¿Por qué no?
    Otro asunto. La RAE sólo recomienda, de acuerdo, porque ha adoptado una concepción “moderna” de la gramática, que es descriptiva y no normativa. Ahora bien, sus recomendaciones son las recomendaciones supremas, porque nadie tiene más autoridad en cuestiones de lengua. O sea, que lo que dice la RAE va a misa. Su criterio está por encima de todos los demás. Aunque eso no quiere decir que no quepa la discrepancia. Yo, como lingüista, asumo sus recomendaciones como normas, pero discrepo de algunas, claro.

    Comentario por Noe — abril 10, 2009 @ 7:24 am

  3. Todo esto en el fondo no es más que una cuestión de costumbres. Habrá que escribir en todas partes 150 veces en columnas: abogada, abogada,abogada…médica, médica, médica…ministra, ministra, ministra…Y así. :)Hasta que se acostumbren a desprender a dichos términos de prejuicios.
    Dos besos

    Comentario por Mita — abril 13, 2009 @ 12:34 pm

  4. De acuerdo, Mita. Recuerdo perfectamente cuando se decís “la primera ministro, Margaret Thatcher”. Y ahora “ministra” es perfectamente normal por la fuerza de la repetición.

    Comentario por Noe — abril 21, 2009 @ 5:38 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: