Igual es diferente

mayo 26, 2009

Hacia nuestra revolucion inaplazable

HACIA NUESTRA REVOLUCION INAPLAZABLE

“No podemos seguir apuntalando un modelo económico y social que basa su existencia en la invisibilidad y opresión hacía las mujeres”.

Hace ya tiempo que tenía un compromiso con alguna gente y conmigo mismo acerca de la necesidad de escribir en torno a un tema, que más que ningún otro, está presente y nos acompaña desde el mismo día de nuestra venida a este mundo y hasta que lo abandonamos.

Y, no solo ocupa el espacio temporal que cubre nuestras vidas, sino que lleva siendo siempre así, con mayor o menor dureza, pero constante y presente.

Lo hago ahora porque hojeando el calendario me he dado cuenta de que en próximas fechas, concretamente el día 30 de junio, en una localidad de nuestro país, volveremos a asistir a una polémica (cierto que cada vez menor y menos estridente), que pone de manifiesto al igual que otros ejemplos que pudiéramos citar el mundo en el que vivimos y la sociedad que tenemos.

No, no hablo de futbol, ni de religión. El suceso o evento que me ha movido a escribir esta semana es el  ya famoso  Alarde de Irún, y el “tema” subyacente es la preeminencia de un modelo de sociedad androcentrico que, de vez en cuando, y a raíz de conflictos como el derivado de esta celebración, se nos presenta como lo que es, un modelo social dominado por el hombre y al servicio del hombre, que oprime, esconde y silencia el papel de la mujer en nuestra sociedad.

Cierto, que para hablar de esta necesaria revolución pendiente, la de la igualdad plena y real de mujeres y hombres, bien pudiera haberme inspirado en los miles de ejemplos que a diario nos muestran la realidad del mundo en que vivimos, y todo sea dicho de paso, los hombres mejor que las mujeres.

Porque podría haberme inspirado también al ver las escalofriantes cifras de muertas por violencia hacia las mujeres en lo que va de año. O en años anteriores.

O podría haberlo hecho también al calor de la dura y difícil lucha que 57 mujeres de Renteria han llevado a cabo hace unos meses para defender un salario más digno, o sería mejor decir menos indigno, en la pelea que han mantenido con la dirección de Simply Sabeco.

También me hubiera servido como ejemplo la polémica surgida al calor de la modificación de la ley del aborto, o de interrupción del embarazo.

Y, así muchos más ejemplos, porque si uno se preocupa en rascar un poco en la artificiosidad de este modelo social, no cuesta encontrar entre nosotros y nosotras, una discriminación clara, palpable y cruel, como la que vienen soportando las mujeres a lo largo de los siglos por parte de este sistema, construido y pensado por y para hombres. Y, permítanme que lo diga, así nos va.

Pero, dado que he escogido como percha o excusa para hablar de esto el alarde de Irún, y la polémica que sobre él se cierne año tras año, si quisiera dedicarle al menos algunas líneas. Todo esto, por supuesto, sin desmerecer, ni minusvalorar de ninguna manera cualquiera de los otros graves hechos que he mencionado antes.

Pues bien, el  día 30 de Junio en Irún, tendrá lugar la celebración del Alarde, con la que la población de Irún celebra un hito histórico de carácter bélico que tuvo lugar allá por 1522. Este hace referencia a las milicias que en Irún se organizaron para hacer frente al ejercito franco navarro y del que estas milicias salieron victoriosas. Hasta aquí, nada extraordinario o sustancialmente diferente de lo que se puede encontrar en cientos de localidades de Europa.

Pero, desde el año 1996, en el que un grupo de mujeres de Irún pide participar en el alarde como parte de las compañías y no únicamente como cantineras, se desata una polémica y una confrontación que hace de este alarde un foco de atención mediática y de crispación social.

No ocupare mucho espacio en decir, que para mí, el derecho de las mujeres a participar en pie de igualdad en cualquier esfera de la sociedad, y esta es una más,  está por encima de la tradición y la conservación de roles arcaicos que en nada debieran enorgullecer a quien los sostiene.

Ojala, el paso del tiempo consiga que el alarde de Irún, sea entendido como un acto lúdico festivo abierto a la participación de todo aquel y aquella que lo desee, y no, como un ejemplo palpable de una sociedad confrontada, donde algunos para no perder su rol dominante se escudan en la tradición y niegan la participación real, libre y en pie de igualdad de todos sus conciudadanos y conciudadanas.

Mención aparte merece, la actitud de algunos partidos como el PNV, PSE-EE o el PP, y del gobierno del ayuntamiento de Irún, con su alcalde a la cabeza, el señor Santano (PSE-EE), que por mantener la  saca de votos en la localidad y cediendo a la presión de los betikos, dan la espalda a resoluciones del parlamento vasco, de emakunde y a la propia ley de igualdad.

Qué más da que sus propios partidos se hayan posicionado en el parlamento vasco en sentido contrario al que ellos lo hacen en su ayuntamiento. Qué más da que con su actuación estén dando carta blanca a la posición dominante de unas personas (hombres) sobre otras (mujeres). Pues eso deben pensar estos representantes municipales, que qué más da. Sencillamente deplorable.

Y, lo digo con claridad, no vale argumentar que la mayoría de la población de Irún, es decir la mayoría de sus 61419 habitantes, está a favor de la tradición, porque los derechos de las personas no se negocian, se aplican y punto. Ya que siguiendo el axioma de que una mayoría favorable a mantener una discriminación secular es razón suficiente, bien pudieran haberse negado el gobierno en el año 1932 a conceder el derecho de sufragio a las mujeres, si, el derecho a voto, ya que este derecho encontró serias y muy fuertes resistencias en todo el arco parlamentario del entonces gobierno de la República Española.

Pero la polémica desatada en Irún años atrás, y los argumentos esgrimidos por todos y todas me conducen a una reflexión mucho más amplia.

No vale con reivindicar la igualdad efectiva en derechos de las mujeres y los hombres. Para mí, lo importante es ir más allá, igualarnos en derechos está bien como punto de partida, pero es necesario plantearnos el modelo del que emanan esos derechos.

Y, ahí, coincido con las tesis feministas, que defienden una femeneización de la sociedad, un cambio de modelo de sociedad repensada de forma conjunta por mujeres y hombres. Porque si no, lo único que haremos es mejorar la representatividad de las mujeres en una sociedad androcentrica que se demuestra inútil y que de origen sitúa al hombre como centro de su arquitectura social y a la mujer como un sujeto invisible al servicio y complementación de las necesidades del hombre.

Así pues, la revolución feminista es no solo inaplazable por justicia, sino absolutamente necesaria para repensar un mundo común donde la satisfacción de las necesidades humanas este por encima del mercado y del modelo económico en el que se sostiene.

La economía ha sido desde siempre un uso social dominado por los hombres, de ahí la visión androcentrica, que solo atiende a la economía de mercado como el único área real de la economía sin atender al trabajo no remunerado, pero tan trabajo como el que más, y que históricamente ha recaído en manos de las mujeres.

Y, no nos damos cuenta de que este modelo económico sustentado en el homo económicus existe, al igual que ellos mismos, por la atención y cuidados de las mujeres, sin los cuales ninguno de estos homos pudiera siquiera existir.

Por tanto, hay que posicionarse con claridad ante ciertos debates y decir con toda la rotundidad de que seamos capaces que la conciliación no es ni la solución ni el mejor avance. Que lo realmente evolutivo es la corresponsabilidad, el pacto entre iguales en el reparto de las responsabilidades compartidas.

Que la ley de dependencia no puede ser la puerta de atrás, por la que se dé carta de naturaleza a una injusticia, que aunque remunerada en alguna forma, seguirá siendo una injusticia. No podemos fomentar con ayudas económicas la invisibilidad de la mujer. Del mismo modo que no podemos considerar esta parte del modelo económico  como secundaria.

Y, para ello, es necesario que se apueste por modelos coeducativos que contribuyan a cambiar el reparto de roles que nos viene acompañando desde tiempos remotos.

Tenemos que repensar nuestras ciudades y pueblos con una perspectiva olvidada, la de la mujer, y también tenemos que repensarlas en relación con el ejercicio del cuidado, porque no habrá igualdad sin ciudades con buenos servicios públicos y un justo reparto del cuidado.

Pero, lo que ya podemos ir haciendo es nuestra pequeña e intima revolución, la que cada uno de nosotros debemos hacer para no ser coparticipes de un sistema de dominación que ya dura demasiado tiempo y que sufren nuestras  compañeras, nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras hijas.

Podemos empezar por ahí, comenzando a cambiar nosotros para cambiar el mundo. Como lo han hecho ya muchos, y así contribuir a poner los cimientos de un mundo más justo, más libre y más igualitario. Si se animan ya tenemos tarea, hasta la semana que viene.

Oskar Matute

Anuncios

8 comentarios »

  1. Estoy de acuerdo en lo que dices y añado que las mujeres de 50… años, somos la generación sagwich, trabajamos para ayudar a los padres luego nos casamos, los hijos,ahora los nietos y otra vez los padres,siempre trabajando y sin visibilidad,cuidadoras toda la vida y trabajos a tiempo parcial, sin tiempo personal,en fin que habrá que defendérlo muy seriamente si no parecerá que no hemos hecho nada por la sociedad. Un saludo!! Rosa Jimenez

    Comentario por Rosa Jimenz Martinez — mayo 26, 2009 @ 10:07 pm

  2. Hola, Oskar, no sé si sucedió exactamente como lo cuentas en tu artículo, pero me ha llamado la atención eso de que en 1996 un grupo de mujeres “pidió” participar en la fiesta. ¿Cómo que pidió? ¿Es que no es su fiesta y tienen que pedir permiso para participar en ella? ¿De quién es la fiesta? ¿Del pueblo de Irún? ¿Y el pueblo de Irún no lo componen hombres y mujeres? ¿O es que la fiesta es sólo de los hombres?
    Gracias por tu artículo y un abrazo.

    Comentario por Noe — mayo 27, 2009 @ 6:25 am

  3. hola rosa y noe, a ver, en primer lugar gracias por vuestras palabras, y respecto a las preguntas que plantea noe algunas cuestiones, la exactitud o cronologia de los hechos la puedes encontrar facilmente en la red, bien en wikipedia, bien en paginas como rebelion o en cualquier pagina de izquierdas y/o feminista. Por supuesto que la fiesta es de todas las personas, pero en esta, al igual que en otras muchas que se dan por la geografia del estado español, (muchas en semana santa, algo tendra que ver la religion) hay actividades que por la posicion dominante del hombre en la sociedad y en la vida de los pueblos y ciudades, todas ellas vertebradas segun los parametros de dominacion vigentes, la presencia de mujeres no era posible en todas las actividades, asi hasta 1996 las mujeres en irun no podian formar parte de las compañias como “escopeteras” (equivalente a un miliciano o soldado) y solo lo podian hacer de cantineras (equivale a una miss, solo una, votada por cada compañia compuesta unicamente por hombres)y en 1996 las mujeres de irun deciden ocupar y hacerse visibles tambien en esa celebracion, a partir de ahi se monta el jaleo aduciendo por los tradicionalistas que se quiebra la tradicion, que no obedece a la historia que se conmemora, etc, todas muy discutibles incluso en esos propios terminos, pero lo realmente importante es que las sociedades no pueden construirse y proyectarse a futuro agarrandose a tradiciones cuestionables que perpetuan roles de dominicion e invisibilidad de una parte de la población respecto a otra. Por citar un ejemplo que me viene a la cabeza, seguramente en 1522 en irun no habia ningun hombre negro, si ahora lo hay por las migraciones sucesivas, se le deberia negar a una persona negra varon su participacion diciendo que no se ajusta a la verdad historica? o llendo aun mas lejos, muchos de los que desfilan son hijos, nietos y descendientes de gente que hunde sus origenes mucho mas lejos de lo que es irun, y por tanto poco tienen que ver sus ancestros con esa efemerides que se celebra. Y, sin embargo nadie, repito nadie, se plantea que puedan participar. ¿Porque se vetaba a las mujeres? Para mi, y es solo una opinion, por lo que digo en los articulos, el temor de los hombres a ceder parcelas de las que se ha apropiado en virtud de su posicion hegemonica, nada justo desde una optica igualitarista. Pero bueno, que se agradecen los comentarios, un abrazo

    Comentario por oslar — mayo 27, 2009 @ 7:28 am

  4. Hola Oskar: La verdad es que al leer tu artículo me ha venido a la mente, una vez más, que ya no hay que esperar a que cambién las estructuras económicas, culturales, etc. para cambiar nuestra vida, y nuestro entorno. Que en esto se han empeñado los partidos de izquierdas tradicionales ( quizás por inercias, quizás porque son en su mayoria hombres los que están en la ejecutivas, quizás por no ceder cuotas de poder). Ahora tenemos la oportunidad de crear mediante el diálogo cada vez más extendido, cada vez más posible, las condiciones del cambio. Que no acptan los alcaldes la igualdad? Las escopeteras han salido a la calle y los poderes públicos tienen que protegerlas. Por qué? porque cada vez somos más las que sabemos, gracias al diálogo y la comunicación, que como bien dices los derechos se aplican, no se discuten.

    Por otro lado la perpetuación de las mujeres en las tareas de cuidado de la sociedad es una traba a la libre elección de nuestra vida, y creo, que efectivamente los hombres han descargado en nosotras esta tarea. Hay que repartir las cargas sociales. Todos somos dependientes y los seremos alguna vez más que otras, el cuidado es una tarea a repartir en los nuevos modos de organización social y familiar es una evidencia que algunos no quieren ver.

    Muchas gracias por tu artículo y por “la revolución” 🙂

    Comentario por Idoia LLano — mayo 27, 2009 @ 8:03 am

  5. Saludos a todo el mundo. Estoy de acuerdo con lo que exponéis. Con mis preguntas sólo quería poner de manifiesto la peligrosa trampa lingüística que encierra ese verbo “pedir”, porque significa que es un derecho que no te corresponde y otros, los hombres, te lo tienen que conceder. Y no es así.
    Sobre los espacios lúdico-festivos sólo para hombres habría mucho que decir, tanto que no me atrevo ni a empezar.
    Besos.

    Comentario por Noe — mayo 27, 2009 @ 11:03 am

  6. Noemí…por qué no citar algún uso curioso de los espacios lúdico-festivos…Qué medices de esos patios de ikastola-colegio-escuela con enormes campos de futbol que ocupan casi siempre los chicos mientras que las niñas de quedan en los huecos que les dejan? Cada vez menos, es cierto, pero sigue siendo así.
    Y qué de esos recintos feriales donde en las decoraciones de las barracas hay imágenes vejatorias para las mujeres, etc.)

    Comentario por Idoia LLano — mayo 27, 2009 @ 11:17 am

  7. Sí, Idoia, a todas esas cosas me refería. Es una lista interminable que incluye txokos y burdeles.
    Generalmente no se concede importancia a esto del derecho a participar de la fiesta, porque hay cosas que se suponen más importantes, como la discriminación laboral o la violencia, pero no es una cuestión baladí, tiene su miga y es muy interesante de reflexionar e investigar.

    Comentario por Noe — mayo 28, 2009 @ 4:45 pm

  8. Puede que haya alguien que todavia ignore QUIENES SON y QUE QUIEREN, QUIENES ORGANIZAN los llamados alardes mixtos de Irun y Hondarribia. Por eso:

    Nunca ha habido una denuncia ni se han pedido las explicaciones correspondientes por parte de los Defensores del Pueblo, o de responsables de Emakunde u otras instituciones publicas vascas.

    Comentario por Leveller — junio 19, 2009 @ 3:48 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: